Centro Cultural Estación Mapocho


Dirección

Plaza de la Cultura s/n, ex Estación de Trenes.

Estación Puente Cal y Canto, Línea 2 del Metro de Santiago.

Teléfono

+56 2 27870000

Horarios

Lunes a domingo de 10.00 a 18.00 horas

Otros

Estacionamiento Parque de Los Reyes, ingreso por Av. Balmaceda.

Contacto

prensa@estacionmapocho.cl

 

Reseña

El Centro Cultural Estación Mapocho se encuentra emplazado en uno de los monumentos históricos más hermosos y significativos de la ciudad de Santiago: la ex estación de trenes. Diseñado por el arquitecto chileno Emilio Jecquier, este edificio de arquitectura neoclásica fue construido en 1910 en un gesto de modernidad para un país que avanzaba hacia un mayor desarrollo, en el marco de la celebración del Centenario de la independencia de Chile.

En 1987 la Estación Mapocho dejó de funcionar como terminal ferroviario. A principio de los años noventa, con el retorno de la democracia al país, el gobierno de Chile concreta uno de los gestos más significativos para la infraestructura y revitalización cultural del país: la creación del Centro Cultural Estación Mapocho a partir de la remodelación de la entonces abandonada estación de trenes. Con una inversión estatal inédita desde el centenario, el edificio vuelve al imaginario de los chilenos transformado en el primer espacio destinado a acoger las más diversas expresiones artísticas y actividades culturales, nacionales e internacionales, acogiendo a más de un millón de visitas al año.

En 2005, la Municipalidad de Santiago distinguió al centro cultural con el sello “Patrimonio de la Ciudad”. Mediante su gestión ágil, autónoma y autofinanciada este espacio ha sido puesto a disposición para satisfacer las necesidades culturales que requiere un público transversal y diverso, labor que en 2009 fue reconocida con el Premio Internacional Reina Sofía de Gestión y Preservación del Patrimonio.

El Centro Cultural cuenta con 33 espacios 33 disponibles para acoger actividades de gran público, artes escénicas y artes visuales.

Historia

A principios del siglo XX, Chile se preparaba para celebrar sus primeros cien años de Independencia, generándose un ambiente nacional de grandes expectativas, sensación de entrada a la madurez cívica y una imperiosa necesidad de expresar la alegría festivamente.

Esta idea sumada a la certeza que Santiago, escenario principal del país debido a la transformación social que produjo el auge del salitre, necesitaba un nuevo terminal ferroviario, fue el motor que inicia el proyecto de construcción de la nueva estación de trenes en 1905, bajo el gobierno del Presidente de la República Pedro Montt.

A cargo del arquitecto chileno radicado en Francia, Emilio Jecquier, la imponente belleza y estilo neoclásico de la Estación Mapocho, fue el sello de este espacio, el más importante y de mayor conectividad del país.

Emplazada en el histórico Barrio Mapocho, punto principal de comercio y encuentro ciudadano, la estación de trenes expandió el horizonte de los chilenos. Desde ella se podía llegar a lejanos lugares, cruzar el desierto hasta la ciudad de Iquique y también la frontera, por medio del Ferrocarril Trasandino, para llegar a Mendoza y Buenos Aires.

Cientos de miles de personas tuvieron la experiencia de viajar, encontrarse y despedirse en la estación, quedando la imagen de este edificio en su memoria para siempre, pasando a ser parte de su vida, historia, cultura personal y colectiva. En 1976 la Estación Mapocho fue declarada Monumento Nacional. En 1987 deja de funcionar como estación de trenes, quedando en desuso y abandono hasta su habilitación como centro cultural en 1994.

 

.