Palacio de La Alhambra


Dirección

Compañía 1340

 

Reseña

El Palacio de La Alhambra, de arquitectura morisca, es un fiel representante de la tendencia vivida en Santiago en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se construyeron viviendas de gran lujo en la capital.

Fue edificado entre 1860 y 1862, como residencia del acaudalado empresario minero Francisco Ossa Mercado.

Con la mirada puesta en Europa, Ossa envió al arquitecto Manuel Aldunate a España a visitar otros palacios, razón por la cual la construcción está claramente inspirada en la Alhambra de Granada.

Desde 1940 la propiedad pertenece a la Sociedad Nacional de Bellas Artes, institución dedicada a apoyar a los artistas que se inician en el campo de la pintura.

Este palacio fue declarado Monumento Nacional en 1973 .

Historia

Francisco Ignacio Ossa, descubridor y dueño del mineral de plata de Chañarcillo, encargó al arquitecto Manuel Aldunate Avaria, hacer realidad el sueño de contar en Santiago con un palacio.

Aldunate viajó a España a buscar inspiración en el Alcázar de Sevilla y La Alhambra de Granada, a fin de realizar el trabajo encomendado.

Al morir el empresario minero, el palacio La Alhambra pasó a manos de Claudio Vicuña Guerrero, otro millonario. Con la Revolución de 1891, la casa fue confiscada para ser transformada en cuartel militar. Durante esa etapa resultó deteriorada, desapareciendo las obras de arte y el rico mobiliario  que contenía.

Vicuña vendió la propiedad y su nuevo dueño, Julio Garrido Falcón, se encargó de restaurarla. Finalmente, la donó a la Sociedad Nacional de Bellas Artes en 1940, institución que apoya el trabajo de artistas que se inician en la pintura.

Arquitectura

El Palacio de La Alhambra es de arquitectura morisca y representa el modelo de las casonas de la segunda mitad del siglo XIX, caracterizadas por sus patios interiores.

Su diseño, basado en un trabajo de yesería y arcos de herradura, está inspirado en el Palacio de la Alhambra de Granada.

El acceso principal es a través de un recibidor que conduce al primer patio, mientras que el siguiente posee una reproducción de la fuente de Los Leones de Granada.

Compañía de Jesús, 1340, Santiago.