La Casa de los Diez


Dirección

Santa Rosa 179

Horarios

Abierto cuando hay ferias o visitas guiadas

Link

Contacto

info@casadelosdiez.cl

Reseña

Es una de las edificaciones más antiguas de Santiago, construida a mediados del siglo XIX, donde el importante grupo de artistas e intelectuales de principios del siglo XX, llamado Grupo de los Diez,  dejó parte de su legado.

La orden fue constituida como una  hermandad, cuyos integrantes son considerados baluartes de la cultura nacional de inicios del siglo pasado.

La agrupación estaba compuesta por artistas plásticos, intelectuales, pintores y escultores como Pedro Prado, Juan Francisco Gonzalez, Eduardo Barrios, Julio Ortiz de Zarate, Julio Beltrand Vidal, Augusto D’Almar, Magallanes Moure, Acario Cotapos, Alfonso Leng y Alberto Ried.

Actualmente, esta casona acoge a la Fundación Cultural Casa de Los Diez – Alfredo García Burr cuyo objetivo es conservar el patrimonio tangible del lugar; abrir sus puertas como un espacio dedicado a acoger  las disciplinas más importantes de las artes visuales y conservar la casa como espacio de difusión cultural. Así como también, la realización de encuentros de artistas y emprendedores.

Con ese espíritu, jóvenes talentos de la pintura, ilustración, escultura y grabado,  tienen sus talleres en la casona de Santa Rosa; y los visitantes pueden interactuar con ellos y ser testigos de su trabajo creativo.

La Casa de Los Diez fue declarada Monumento Histórico en 1997.

Historia

La casa fue construida a mediados del siglo XIX e intervenida en 1924 por Fernando Tupper Tocornal, quien gastó gran parte de su patrimonio en dar realce a la casona, de acuerdo a los sueños de sus amigos, el Grupo de los Diez.

Tupper, gracias al Grupo de los Diez, construyó el segundo piso, el majestuoso portal de piedra con sus rejas forjadas y la imponente torre. Pero debido a las deudas,  se vio en la obligación de vender la propiedad. En 1929 fue adquirida por el joven estudiante de Arquitectura, Alfredo García Burr.

Fernando Tupper Tocornal le hizo prometer a García Burr que cuidaría el lugar, debido al valor que tenía para el grupo de artistas e intelectuales que allí se reunía. El nuevo dueño cumplió la promesa a lo largo de toda su vida, porque la consideraba la mayor obra de arte que había comprado.

Espacios

El inmueble está construido en adobe, con muros cuyo espesor llega hasta los 70 cm.

En el diseño y distribución de los espacios destaca el acceso principal por calle Santa Rosa, con un pórtico lleno de simbología, construido por Julio Ortiz de Zarate y con piedras traídas de la cantera del Cerro San Cristóbal.

En el silencioso patio interior hay nueve capiteles de estilo románico, tallados por Alberto Ried, que representan a uno o más integrantes de los Diez.  Es allí donde los visitantes experimentan la sensación de calma y pausa, ya que los muros de adobe impiden que traspase el ruido de la ciudad.

La torre que se yergue sobre los techos de la manzana, tiene 20 metros de altura  y posee un machón estructural de concreto de la época. Gracias a su estructura de madera ha podido resistir los distintos movimientos telúricos que afectaron a la capital.

 

Santa Rosa, 179, Santiago.