Teatro Municipal de Santiago


Dirección

Agustinas 794

Teléfono

+56 2 24631000

Link

Contacto

teatro@municipal.cl

 

Reseña

El Teatro Municipal de Santiago es el escenario más importante y antiguo del país y de toda América Latina. Fue inaugurado en 1857 como parte del proyecto cultural republicano del siglo XIX.

Tiene una trayectoria de más de 150 años, durante los cuales ha consolidado una gestión cultural de jerarquía, a través del trabajo de sus cuerpos estables y de presentaciones internacionales de ópera, ballet, teatro, conciertos sinfónicos y de cámara.

Junto con la programación anual, realiza actividades permanentes para acercar la cultura a la población, como las presentaciones de pequeño formato destinadas al público infantil y juvenil, o los Ciclos de Mediodía. También se realizan visitas guiadas, previa inscripción en la página web.

Fue declarado Monumento Histórico en 1974.

Historia

El Teatro Municipal fue diseñado por el arquitecto Claudio Francisco Brunet des Baines, inspirado en el estilo neoclásico francés. Los trabajos fueron iniciados en 1853 en el terreno que antiguamente ocupaba la Real Universidad de San Felipe, con la supervisión y colaboración de los miembros del Cabildo de Santiago. La inauguración tuvo lugar el 17 de septiembre de 1857, con la presentación de la ópera “Ernani” de Verdi, interpretada por una compañía de ópera italiana.

La actividad del teatro se vio bruscamente interrumpida el 8 de diciembre de 1870, luego de un incendio que dejó en pie sólo los muros exteriores y elementos estructurales del edificio. En esa ocasión rindió su vida el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Santiago, el voluntario Germán Tenderini, en cuyo honor se nombró la calle vecina al teatro.

El nuevo edificio fue inaugurado el 16 de julio de 1873, con la obra “La Fuerza del destino”, de Verdi. A fines del siglo XIX y durante los primeros años del XX, se llevaron a cabo espectáculos de gran valor. Fueron contratadas representaciones líricas categoría mundial y los palcos se remataban entre los jefes de las familias más acaudaladas, ya que ningún integrante de la alta sociedad podía dejar de asistir a los espectáculos, sobre todo a la ópera. Incluso, para quienes no podían permitirse ese privilegio, existía la alternativa de los abonos por teléfono, a través de los cuales se transmitía la ópera completa a los suscriptores, quienes podían escucharla desde sus casas. El terremoto del año 1906 provocó nuevos daños.

La reconstrucción conservó la sala casi totalmente, pero modificó el foyer principal, transformándolo -a la manera de la Grand Opera de París- en un vestíbulo monumental de doble altura, con una escalera imperial de mármol blanco. En las décadas de los años treinta y cuarenta la sala fue refaccionada.

En 1967, se constituyó la Corporación Cultural de Santiago, con el objetivo de administrar el Teatro.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, se fueron estableciendo los cuerpos estables, de reconocimiento nacional e internacional. El Ballet de Santiago (1959), el Coro (1982), la Orquesta de Cámara (1993) y la Orquesta Filarmónica (1995) se han transformado en pilares fundamentales de la gestión cultural de primer nivel que el Teatro Municipal desarrolla actualmente.

Arquitectura

El edificio es de estilo neoclásico francés. En el primer piso funciona la Sala Principal y los distintos foyeres; en el segundo piso están ubicadas algunas oficinas administrativas; y en el tercero, el taller de vestuario, oficinas, camarines y salas de ensayo de ballet.

El Gran Foyer de Agustinas es amplio y está ricamente decorado. Reúne a los visitantes a las distintas temporadas, y sirve también como espacio social para las recepciones que se ofrecen después de la función. La lámpara de este foyer es una réplica de la del Salón Principal. Entre las esculturas que se encuentran aquí hay dos obras firmadas por Nicanor Plaza, “Prólogo” y “Epílogo”.

La Sala La Capilla, por su parte, está habilitada para que los espectadores atrasados puedan observar la función a través de un circuito cerrado de televisión, hasta poder hacer su ingreso en el primer intermedio.

 

Agustinas, 794, Santiago.