Teatro Novedades


Dirección

Cueto 257, esquina Portales

Teléfono

+56 2 28271433

+56 2 28271434

Link

Contacto

tnovedades@cordesan.cl

 

Reseña

Es un edificio de estilo neoclásico, construido a comienzos del siglo XX. Perteneció al Círculo Español y se utilizaba para presentar zarzuelas y sainetes. Fue restaurado por la Municipalidad de Santiago en 1997, con la idea de fortalecer la identidad barrial. Está emplazado en el Barrio Yungay y constituye uno de los más valiosos ejemplos de la actividad cultural que se desarrolló en esta zona de Santiago a comienzos de siglo pasado.

En junio de 2022 fue reabierto con un inédito modelo de co-gestión, entre la Municipalidad de Santiago y los vecinos y vecinas del Barrio Yungay, con la idea de reconquistar la riqueza e identidad de la comunidad  a fin de acoger arte, patrimonio y cultura.

Historia

Este teatro tiene más de cien años, sin embargo su fachada actual dista de la original, construida en madera. Antiguas compañías ofrecían allí espectáculos de variedades que incluían teatro, música y danza.

Con la aparición del cinematógrafo, las películas tuvieron un espacio que fue cobrando cada vez mayor importancia, hasta desplazar a las demás expresiones.

Los rollos de películas eran altamente inflamables y muchos recintos sufrieron incendios, como el registrado por el Teatro Novedades en 1930. Ello obligó a construir el actual edificio que fue terminado en marzo de 1931. Así, el inmueble quedó apto para el cine sonoro, con una capacidad para 800 plateas, 500 balcones y 1.000 galerías.

El apogeo del Teatro Novedades comenzó en los años 20 con las películas mudas primero y los filmes sonoros después. El cine como espectáculo de masas atrajo tanto a los ilustres personajes del barrio como a los más humildes interesados en ver las últimas novedades provenientes del Hollywood y Europa.

En los años sesenta, el Teatro pasaría a ser administrado por el Liceo Cervantes. La falta de recursos para su mantención, el decaimiento en el barrio y, por ende, la disminución de los asistentes, provocó que el colegio  terminara ocupándolo como bodega, hasta su quiebra en 1990. Tras ello el teatro pasó a ser administrado por la Municipalidad de Santiago, que impulsó una política de recuperación del lugar.

Cueto, 257, Santiago.