Iglesia de Santo Domingo


Dirección

Santo Domingo 961 esquina 21 de Mayo.

Teléfono

+56 2 26331584

 

Reseña

Esta iglesia pertenece a los Frailes Dominicos, una de las primeras Ordenes que llegó a Chile en el siglo XVI. Su historia está marcada por diversas reconstrucciones, a causa de distintos terremotos e incendios, que obligaron a levantarla en sucesivas ocasiones.

La construcción actual no es la original. La primera fue levantada en 1557, pero el terremoto de 1595 la destruyó por completo. Las edificaciones posteriores corrieron la misma suerte, hasta que en 1747 se iniciaron los trabajos del actual templo.

El jueves es el día en que acude mayor cantidad de feligreses, devotos de la Virgen de Pompeya.

El templo fue declarado Monumento Nacional en 1951.

Historia

En 1557 el Rey de España le otorgó a la Orden de Los Dominicos el terreno situado al norte de la Plaza de Armas, donde construyeron la primera iglesia, que fue abatida por el terremoto de 1595. Otros tres edificios debieron ser levantados en los siglos XVII y XVIII, también afectados por fuertes movimientos sísmicos.

La actual iglesia corresponde a la edificada en 1747. El maestro en cantería Juan de los Santos Vasconcellos fue el arquitecto a cargo de las obras, junto a Manuel Caballero y a un grupo de canteros portugueses contratados especialmente para trabajar las piedras del Cerro Blanco con que se erigió el templo.

Entre 1775 y 1779 fue Joaquín Toesca quien se encargó de la obra, acabando fachadas e interiores. Él, con sus propias manos, entabló el cielo de la iglesia y mantuvo el diseño original del edificio, respetando la idea del proyecto inicial.

La inauguración final de la iglesia se produjo en 1808, con el levantamiento de sus dos magníficas torres. Algo más de ocho décadas después y luego de un incendio, fue modificado el interior del edificio con la instalación de una bóveda falsa de tablas bajo los envigados de la nave.

En 1963, un nuevo incendio afectó al templo, siniestro que destruyó las reliquias históricas y artísticas del interior. La iglesia se salvó gracias a sus gruesos muros de piedra.

Con el terremoto de 1985, el último del siglo XX, la iglesia sufrió algunos daños que significaron su cierre temporal.

Arquitectura

La iglesia es de estilo neoclásico, con elementos del barroco y archivoltas con un claro sello americano. En su fachada principal destacan las hornacinas con estatuas que  representan a los dominicos San Pío V y Santa Catalina de Siena, Santo Tomás de Aquino y Santa Rosa de Lima. El edificio está coronado por tres estatuas, la de Nuestra Señora del Rosario en el centro y las de San Francisco y Santo Domingo a los costados. Estas siete imágenes fueron talladas por el escultor Carlucci en 1878.

En el frontis luce una inscripción que señala ‘Hic est domus Domini firmiter aedificata. Anno Domini 1808’ (Ésta es la casa del Señor sólidamente edificada. Año del Señor 1808).

Santo Domingo, 961, Santiago.